Ruta por su barrio morisco
El casco urbano de Blanca conserva el trazado viario de su barrio morisco. Caminar por sus laberínticas y empinadas callejuelas es lo que ofrece esta ruta urbana que se adentra en el casco viejo, en el entorno de la Peña Negra, zona donde residía la población morisca en el siglo XVI y donde decidió asentarse la población beréber en el periodo andalusí, dando vida al medieval caserío de Negra y a su huerta fluvial.



De Blanca a Negra es un itinerario patrimonial del proyecto cultural "Legado Vivo", formando parte del producto de turismo cultural "Valle de Ricote, Legado Vivo". Con un recorrido de 1,6 km, permite hacer un viaje por las calles de Blanca durante el último milenio, desde la actualidad a la Edad Media, cuando esta población se llamaba «Negra». Comienza transitando junto a los elementos patrimoniales más recientes, como la Casa del Conde de la Vallesa, el Teatro Victoria y los escudos de armas de la Calle Mayor, para proseguir e introducirse en el barrio morisco, que posee un trazado viario de esencia andalusí. En su sinuoso callejero se sitúa la Peña Negra que dio nombre a la población medieval, así como la Iglesia de San Juan Evangelista, anterior mezquita mudéjar, y el Castillo de Blanca, fortaleza que dominaba la zona norte del Valle de Ricote. En esta ruta urbana también tiene cabida la obra de reconocidos pintores blanqueños y de los artistas foráneos que se albergan en el Centro Negra. Pasear por este itinerario patrimonial es viajar al pasado, una ruta por su bello barrio morisco.

Personas realizando el itinerario patrimonial
Fotografía de José María Gómez Manuel (2022)